Ir al contenido principal

20 cosas sobre el libro electrónico que no tienen sentido

1. Actualmente el 90% de las personas dedicadas al libro electrónico se dedican a resolver problemas técnicos o de servicio. La palabra estrategia es la gran ausente en las conversaciones sobre el futuro del formato. Una buena parte de los que trabajamos en esto somos espectadores con asientos de primera que asistimos para ser testigos de una inercia que cada día se asemeja más a hundirse y menos a navegar.

2. El libro electrónico duerme todas las noches con su peor enemigo. La resistencia a la transformación del libro proviene de la industria del libro. Los lectores han demostrado, más allá de toda duda razonable, estar más que dispuestos a consumir más libros siempre y cuando la vieja práctica de trasladar las deficiencias del actual modelo de negocio al consumidor final se termine.

3. El libro electrónico ha detenido su propio desarrollo por falta de inversión. El depredador dominante controla los tiempos de la transformación digital y somete al resto de los jugadores a su ritmo. El miedo es la sensación dominante en el presente y la piedra fundamental del futuro.

4. Los editores esperan que el libro electrónico fracase porque de alguna extraña manera esperan que la base crítica de lectores perdure inalterable.

5. El libro electrónico evidencio tres cosas que deberían generarnos mucha angustia: los editores no saben de libros, las editoriales procuran la contracción del mercado y, para vender libros, no hay que saber de libros.

6. Todavía no podemos hablar de libros electrónicos mejorados porque aún nos cuesta mucho trabajo hacer libros electrónicos simples.

7. La distribución del libro electrónico es cada día más difícil. Alguien está haciendo dinero con esto.

8. La democratización del libro proviene de la diversidad de los lectores, la diversidad de contenido sólo representa los intereses de las tiendas.

9. Han pasado 10 años desde el primer Kindle, los dispositivos no han mejorado casi nada desde entonces.

10. Los audiolibros no generan lectores, sumar esos números a la industria del libro es engañarse.

11. Los autores no han comprendido las posibilidades que el libro electrónico presenta. Los que no querían someterse a una editorial terminaron sometidos a una tienda.

12. El lector no está recibiendo nada nuevo con el libro electrónico. Las ventajas siguen siendo logísticas y no fundamentales.

13. La televisión entiende el valor del contenido, en un futuro no muy distante el volumen de narrativa se terminará de trasladar de la palabra a la imagen.

14. La industria editorial tiene muchísimos soldados, algunos oficiales y casi ningún general.

15. El modelo de la industria del libro en 2017 cada día se parece más al 100% de nada es mejor que el 10% de todo.

16.  El libro electrónico estaba diseñador para ser un movimiento plural pero se ha comportado como nicho desde el primer día.

17. Un autor que opina sobre el formato en que desea ser leído está más preocupado por las formas que por el fondo, eso suele notarse en lo que escribe también.

18. Leer se ha vuelto aburrido, ese es el problema fundamental.

19. Hacer un libro electrónico cada día es más simple pero venderlo cada día es más complicado.

20. La actitud de la industria del libro es puro pensamiento mágico.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hemos dado con el iceberg y la puta orquesta sigue tocando

Es complicado hablar del futuro. Sobre todo si consideramos que para fines académicos y narrativos el futuro se ha convertido en los próximos 10 o 20 años nada más, como si de momento fuéramos capaces de advertir que todo lo que ocurrirá en un periodo insignificante para la historia se ha convertido en todo el horizonte que somos capaces de vislumbrar. Una ironía que para comprender el futuro tengamos que resumirlo a una especie de presente prolongado.
En los últimos meses se ha declarado con una alegría inusitada y absurda la muerte del libro electrónico. Cientos de profesionales y no tan profesionales del libro se dan el gusto de corroborar que sus vaticinios eran correctos y que la transformación del libro ha fracasado a nivel comercial. Hace unos meses en plena Feria del Libro en Buenos Aires un editor, a las afueras de un bar bastante concurrido, me restregaba en la cara que el libro electrónico había fracasado y que aquella reunión que habíamos tenido años atrás y donde le expus…

La poesía o los siete gatitos del meme aquel

La poesía es el gato de Schröedinger, hace mucho tiempo que no sabemos si está viva o muerta pero en realidad ninguna de las dos posibilidades significa diferencia. Durante muchos años hemos hablado de la poesía como ese objeto inamovible y presente que representa la magnificación de las ideas y los sentimientos en nuestra vida cotidiana. Recuerdo hace algunos años escuchar a un amigo decir “volveré a leer poesía cuando alguien pueda hacer un poema sobre la vida en una oficina”. De las muchas cosas que este amigo me dijo esta se quedó en mi mente y cada vez que la poesía como género sale a la conversación la uso. Es cierto, la poesía difícilmente es cotidiana.
Lo que resulta interesante de la poesía como objeto social es su continua manifestación en medios digitales. No pasa un día sin que los peores poemas del mundo aparezcan reducidos en aforismos memetizados en la red social de mi preferencia. Benedetti, Nervo, Girondo, Neruda, todos reducidos a sus versos más cursis, menos importan…